Archivo de la categoría: Montaña

Malyovitsa

Estándar
Malyovitsa

Malyovitsa o Malióvitsa o Мальовица.

¡Hemos hecho cumbre! Y nuestros ojos intentan creer los magníficos colores que nos ofrecen las montañas Rila. Nos abrazamos, hacemos fotos, comemos unos dulces para reponer energía y miramos alrededor,  fotos por todas partes. Increíble. Qué meteo tan perfecta, qué nieve tan magnífica y qué pedazo ascensión! Se ve toda Bulgaria, hay visibilidad hasta que la Tierra empieza a curvar y ya no se puede ver por detrás del horizonte. Hemos logrado una ruta completamente nueva para nosotras, con nuevos desafíos y dificultades, ¡hemos disfrutado, hemos mejorado! Son aproximadamente las tres de la tarde y estamos en nuestra primera cumbre de Bulgaria, de la Península Balcánica. Qué horario más raro para estar en una cumbre… quizás. ¿Pero, qué ha pasado?

Para entender cómo hemos llegado hasta aquí, este enlace os guiará. Pero para entender únicamente el día de hoy, podemos quedarnos en esta página. Hace unas horas salimos de Govedartsi, después de un magnífico desayuno y una noche muy bien dormida en la casa rural muy familiar Family Hotel “Djambazki”, dirección al refugio de Malióvitsa. Primero aparcamos el coche en el aparcamiento de la estación de esquí. A partir de aquí, subimos un sendero nevado, es más o menos 1h30 de camino hasta llegar al refu. Hemos dicho sendero nevado? Buah, todo está nevado. Las ramas de los abetos cubiertos de blanco, se doblan hasta el suelo con el peso de la nieve, bien adaptados están a estas condiciones. Mira, ya  se ve el refu. Nos dimos el lujo de ir cargados, tres días de refugio se agradece estar confortable, jeje. El refugio nos encanta, grande, buenas instalaciones, pero casero y amigo del ambiente de la montaña. Nada más entrar vemos una pegatina que no tardamos a fotografiar para enviarla a Ferri, jeje.

Deshacemos las mochilas y cogemos solamente lo esencial para la ascensión. Pero curiosamente, sin muchas prisas, vamos perfectamente de horario, pero los horarios son completamente distintos aquí. Hace sol, nada de viento, y mucho frío. La semana pasada cayó mucha nieve, y tenemos la montaña llena de nieve polvo que se mantiene en perfectas condiciones durante todo el día gracias al frío que hace. Claro está, sin nunca menospreciar las caras sur.

El camino desde el refu a la montaña está batido ya, pero no hay muchas trazas en general. Tisho nos dice que este finde vendrá mucha gente y todo se llenará de trazas, sobretodo de esquí se entiende, hace una meteo de sueño! A unos 30 minutos del refugio hay una roca grande, es un memorial a los compañer@s fallecidos en la montaña. Desde aquí se bifurcan varias rutas a los distintos puntos de la montaña. Nosotras seguimos dirección Malyovitsa.

Subimos a un ritmo muy bueno. Cargamos con las raquetas de nieve por si acaso hace falta abrir ruta pero no es necesario, tenemos traza hasta el lago. El lago está en la base del Malyovitsa y de las otras montañas de la cadena. No sabemos cuánto hemos tardado hasta aquí, un par de horas, quizás tres. Aquí hay una piedra grande que sirve perfectamente para sentarnos y comer tranquilamente. A partir de aquí ya será ataque a cumbre, se ha acabado la aproximación. Después de comer, nos equipamos con arnés y casco. Nos hemos pillado los nuevos arneses de alpinismo, el Huscaran de Edelrid (para Joao) y el Flake de Singing Rock para Susana, muy ligeros y cómodos. A partir de ahora sí que abrimos traza.

Avanzamos en dirección a la base de la arista noreste del Malyovitsa, que es exactamente la ruta que queremos hacer, muchísimo más corta que la normal, pero mucho más exigente y técnica; una buena pared de terreno mixto la cual hay que subir bien encordados, pero a eso ya llegaremos. Volviendo a donde estábamos, para colocarnos en la base de la arista hay que pasar por un terreno de avalancha. A primera vista podría parecer pequeña e incluso pasar desapercibida, pero hace unos años once personas fallecieron exactamente en esta zona. Tisho conoce perfectamente la zona y nos enseña sus detalles. Como bien se debe hacer, iniciamos protocolo de ascensión en zona de aludes, pasando uno de cada vez, y no hay que tener ningún problema en dejar 200m de distancia si hace falta. Pasa Tisho abriendo ruta, nosotras, de una en una. En la seguridad de una roca nos ponemos los crampones y nos encordamos, empieza la arista NE.

Pam! Terreno mixto del bueno! Perfecto para nosotros porque  necesitamos practicar, pero de todos los terrenos de montaña, el terreno mixto es en el que menos experiencia tenemos. Cuesta acertar la cabeza, pero se avanza a pasos decididos y fuertes, y siempre con mucha cabeza. A nuestra derecha, la gran pared Norte del Malyovitsa cae 500 metros hasta el valle. A nuestra izquierda la pared de roca nevada que desliza hasta nuestra traza, otros 200-300 metros. Arista estrecha y siempre en terreno inclinado, mixto, la roca, la tierra, la hierva y la nieve son aquí una única entidad.

Llegamos al final de arista, desde aquí unos pocos pasos nos bajan a un pequeño collado que se asoma al vacío. Aquí nos colocamos en la base de la pared NE ahora aún más vertical que la anterior. Quizás 20-30 metros de pasos mixtos, pero si queremos ser correctos en nuestras palabras, hay que decir que estábamos escalando. En estos 20-30 metros casi todos los pasos fueron con las manos en roca o piolet bien clavado en la nieve. Incluso metimos un friend. Último paso, el más duro, y voilà! Nos colocamos en la cima! Y su belleza aún nos asombra. Aún miramos las fotos y nos cuesta creer los colores que se logran.

Listos, empezamos la bajada, y ahora sí por la ruta normal, seguimos la cadena de montañas hermanas, a nuestra izquierda queda la olla desde donde empezamos la arista, y a nuestra derecha cae el valle hasta donde se ve el Monasterio de Rila, que visitaríamos 3 días después y que resultará ser de los monumentos más bellos, y mágicos, que hemos visitado. Nos ha dado una gran foto ;-)
Bajamos el collado hasta el lago cogiendo por el camino los bastones y las raquetas y, desde aquí, una bajada tranquila y muy disfrutona hasta el refugio donde llegamos ya con los últimos rayos de sol de la jornada.

En el refugio, un ambiente espectacular, familiar, caliente y acogedor. La comida muy rica, además tiene menú a la carta! Jejeje.

Y con esto nos acostamos habiendo coronado la cumbre más emblemática de las montañas de Rila pero, sobretodo, por una ruta que para nosotras fue un desafío y una conquista.

Aquí tenéis nuestra ruta en wikiloc.

Al día siguiente más!

Govedartsi Djambazki

Desayunando con Tihomir en el Family Hotel “Djambazki” en Govedartsi.

Carretera Govedartsi

Carretera helada entre Govedartsi y el aparcamiento del valle Malióvitsa. Increíblemente pueden conducir sin ningún problema en estas condiciones, neumáticos de nieve y tracción dinámica. o.O

Aparcamiento Malyovitsa

Aparcando y cogiendo las mochilas en el último aparcamiento del valle de Malyovitsa. Aquí hay pistas de esquís y un sendero que sube hasta el refugio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Empieza el viaje! Al fondo, la cara norte del Malyovitsa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entrada al parque de Rila.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Subiendo al refugio. Al fondo marca su presencia la cara norte del Malyovitsa.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estamos llegando al lago helado donde comeremos y nos equiparemos. Ya se vislumbra la arista Noreste!

Ataque Malyovitsa

Ya estamos listos para atacar la cumbre del Malyovitsa!

DCIM102MEDIA

Tihomir abriendo ruta en la zona de avalancha. Uno de cada vez, y nosotras listas para lo que pudiera ocurrir.

DCIM102MEDIA

Tihomir ya nos ha dado señal de avanzar. Al fondo pequeñita vemos a Susana cruzando la zona de mayor riesgo, el siguiente seré yo.

DCIM102MEDIA

Crampones puestos, encordados, listos y nerviosos! Empieza el ataque directo!

Malyovitsa Arista NE

Primera parte de la arista NE.

DCIM102MEDIA

Cuerda siempre tensa, terreno mixto. Hago fotos con muestra Polaroid Action cam siempre que puedo, o sea, cuando el terreno es más fácil. Muchos trozos hay que poner las manos y clavar el piolet fuertemente en la tierra/nieve/roca para poder progresar.

Arista NE Malyovitsa

En un trozo podemos detenernos un rato en seguridad y aprovecho para hacer fotos de las magníficas vistas. Esta foto la tenemos en Instagram :-P

DCIM102MEDIA

Grandes panorámicos antes de llegar a la cumbre!

DCIM102MEDIA

Llegamos a una antecima de donde hay que bajar a un pequeño collado para escalar el trozo final, lo podéis ver en la línea dibujada en algunas fotos. Para poder comparar la dificultad de los dos trozos basta ver que en el trozo final no hicimos ninguna foto! jajaja! Escalad mucho más vertical, usamos hasta anclajes móviles.

DCIM102MEDIA

Vista a la cumbre de Malyovitsa desde este pequeña antecima. La pared del lado derecho es la cara norte, 500 m verticales hasta el valle. Al lado izquiero es la pared que escalaremos después de una pequeña bajada hasta un collado!!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cumbre en el Malyovitsa por la arista NE!! 26/01/2018! Feliz cumpleaños Su!! (que fue la semana anterior pero siempre vale!!!)

Varias fotos de la cumbre:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

DCIM102MEDIA

Empezamos el descenso desde la luna! Pero siempre sin descuidar! La actividad no termina hasta el refugio!

DCIM102MEDIA

Al fondo en el valle se ve el Monasterio de Rila

Cornisa

Espectacular Cornisa cavada por el viento

DCIM102MEDIA

Otra visión de la arista NE y nuestra ruta.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Jajaja, llegando al refu, la nieve polvo está demasiado buena como para no aprovecharla :-P

Anuncios

Por Pirineo Central, Estagny Colomina y Peguera

Estándar
Por Pirineo Central, Estagny Colomina y Peguera

Hace unas semanas fuimos hasta Pirineo Central; aún no habia un manto de nieve, apenas algunos tramos sueltos de nieve dura o hielo.

Como justo a continuación de la salida no escribimos entrada, pues dejamos ahora un pequeño foto relato.

Fuimos hasta la zona del Estagny Gentoo, Estagny y refugio Colomina con Kiko y Julián. Aunque no hay 3000’s en esta zona, los 2800-2900 no les tienen nada que envidiar, son cumbres guapísimas y que aportan su dificultad. Una zona muy bonita y aún muy salvaje de Pirineo.

Durante los meses de “no verano” el refugio Colomina está cerrado y se encuentra abierta la parte no guardada. Es el mejor refugio no guardado que hemos estado en Pirineo, pequeño pero caliente, organizado y limpio. Algo que hay que luchar por mantener.

No tenemos track de esta ascensión pues nos quedamos sin batería en el móvil. ¬¬ (sí, teníamos la bateria portátil pero cuando me di cuenta ya era tarde) pero hay muchos tracks si buscáis en Wikiloc. La ruta hasta el refugio son alrededor de 6-7 km y unos 600 m de desnivel. Después de remontar la pared que sube desde el refugio del Gentoo podemos seguir hasta los picos Delui y Mariolo (que fueron de nuestras primeras cumbres en Pirineo) si vamos para la izquierda, o hasta el refugio Colomina si seguimos para adelante/derecha.

En el refu se está de maravilla y uno se relaja al final de la tarde.

Inicialmente pensamos en hacer el pico de Mainera, pero viendo por la mañana… ah claro! Porque por la tarde/noche de sábado hacia tanta niebla que apenas podíamos ver el refu. Entonces por la mañana de domingo, cuando pudimos ver la ruta, decidimos al final no hacerla. Para llegar al collado de Mainera hay que pasar un corredor posterior a una tartera. Había nieve-hielo como para cubrir el corredor y la tartera de manera parcial, condiciones mixtas, las peores para progresar. Tampoco teníamos material para algo más técnico. Entonces, ante esta situación decidimos atacar el Peguera. Y fue buena decisión ya que el camino estaba despejado y solamente había algo de hielo ya en la subida final al collado, y no llegó a ser necesario poner los crampones para pasar hielo parcial. Eso, aunque en las fotos se vea blanco, eso no es nieve, es hielo jejeje.

En nuestra zona la visibilidad era total, pero en los valles de al lado las nubes acechaban, teníamos cierta urgencia en salir pronto de allí, aunque al final las nubes cambiaron de dirección y siempre tuvimos visibilidad.

Después del collado hay un pequeño resalte que hay que escalar. Un paso de unos 2m de una pequeña grimpada expuesta en los laterales. Desde ahí llegamos a la “ante cima”. Para alcanzar la cumbre hay que cruzar una pequeña cresta con algún resalte más de trepada. Nada de extraordinario que con cuerda se puede hacer muy bien. Pero no llevábamos cuerda y había trozos de hielo en los pasos principales. Así que con toda la tranquilidad decidimos no hacer esos últimos 5 metros hasta la cumbre.

Empezó nuestra bajada.

A mí (Joao) me empezó una molestia en la rodilla izquierda nada más bajar de la cima que se convirtió poco a poco en un “casi no puedo doblar la pierna….”. Acabé bajando hasta el coche prácticamente solo con la pierna derecha muy poco a poco. Una semana sin bici y sin poder subir escaleras. Aún no estoy del todo recuperado pero, a excepción de correr, puedo hacer todo lo demás. :-{ incluso escalar, rocódromo, espeleo.

Bueno, un finde de Pirineos para alegrar la vista, que ya hacía mucha falta :D jijijiij

Algunas fotos:

Alimentando el mono alpino, de vuelta a Piris un viernes por la tarde

Estándar
Alimentando el mono alpino, de vuelta a Piris un viernes por la tarde

Iba a poner el título de esta entrada como “Tuca de les Culebres (3051m) y Pic de Vallibierna (3056m) por Collado de Llauset“… pero qué leches… a ver si va a parecer esto un libro de reseñas… :-P

Hace ya unos meses que no salíamos a patear alta montaña; el mono ya nos comía (y no hablo del mono de espeleo :-o) ¡Qué ganas! Llevamos unos buenos meses de cursos, mar y subsuelo, impecables, no los cambiamos por nada, pero ya toca volver a Piris, ¿no? ;-)

Llevamos unas semanas diciendo, “oye el 17, eh?”, “sí, sí”, “¿seguro?” “sí sí no hay excusa”… Y no ha habido excusa! Toma ya! Viernes por la tarde empaquetamos comida y tienda y nos vamos con Kiko directos a la presa de Llauset. Son unos 300 km (más) pero que más da, poco a poco se surfea la carretera.

Escribimos esta entrada al mismo tiempo que arde Portugal. Arde el país de João, como todos los años… este es el resultado de unas autoridades que solo tienen boca y no tienen oídos. No hace falta poner aquí enlaces, ni hablar más… los sumarios están escritos, los estudios están hechos, la información está ahí… sin embargo lo que importa el resolver a lo rápido… eucalipto… dejar estar… sin mirar el terreno, terreno plantado, dicho recuperado pero que no deja de ser baldío… y un terreno baldío que ha sido transformado para lo que no es, y sin que se cuide…, acaba volviendo a lo que tiene que ser… la naturaleza reclama lo suyo… como las playas artificiales que son llevadas por las tormentas. Los bosques también son llevados por las tormentas, los bosques de arboles no autóctonos, que no tienen que estar allí. ;-(

Llegamos al aparcamiento ya casi a media noche; que grimilla da pasar por el túnel a esas horas, y subir la carretera de montaña. Qué bonita es esa carretera por el día :-) No hace falta subir a 3000 para ver cosas bonitas, sinceramente nos impresionó mucho las vistas de la carretera hasta la presa. Vaya! Habíamos guardado la cámara ya en la mochila :-o

Con intenciones de madrugar pero no tanto, desayunados y listos, salimos a patear. El plan: subir hasta el collado de Llauset y desde allí hacer el Culebres y el Vallibierna pasando por la paso del caballo y bajar por el otro valle. Y eso hicimos. :-) Susana tiene su cámara averiada… :-( así que las fotos que hay son todas de la cámara que suelo llevar yo. Son muy poquitas comparadas con los espectaculares reportajes que suele hacer Susana :-)

Ruta en wikiloc

Aunque no natural, el camino que contorna la presa es muy bonito, y los colores del agua en esta época del año contrastan muy bien con las tonalidades de la roca.

Empezando el camino de la presa de Llauset

En el camino han puesto un puente nuevo y un pasamanos.

Llegamos al cruce donde podemos elegir seguir subiendo hasta el collado de Llauset o pasar al otro valle por la cabaña de Botomés, seguimos por el valle de Lauset, directos al collado por el camino más corto ;-) así aprovecharemos el descenso por el lado de los lagos, una ruta más larga y mejor para hacerse sin prisas.

Punto de bifurcación

Subiendo por el valle de Llauset

A medida que uno va cogiendo más experiencia en el monte y se siente más tranquilo en estos ambientes, los ojos se levantan del suelo, los oídos se relajan y ¡el monte estaba vivo! De repente todo un mundo de acontecimientos se nos muestra: las marmotas, los insectos, el sol que calienta, el viento que sopla. La montaña era un festival, todos los insectos se estaban apareando! Había parejas y tríos de mariquitas, arañas, mariposas, etc etc… :-) Y ante tanto frenesí de vida uno solo puede estar feliz :-D

Desde el collado de Llauset sale un sendero que va por ‘detrás’ de la montaña a fin de coger la línea que sube trepando el empedrado hasta la cumbre del Culebres.

Buah, entre una cosa y vacaciones, han pasado unos días desde que hemos parado de escribir, ya es hora de retomar :-)

Subimos y trepamos por el empedrado hasta el Culebres. Desde allá, como no, vistas espectaculares al entorno, de trás de nosotros el gran Aneto y sus cumbres hermanas. A nuestro lado el paso del Caballo. Un grupo cruzaba el paso protegido por una cuerda, perfecto. Nosotros  también, para qué dejar en casa  nuestras Mercé 9mm cuando hace un sol tan bueno afuera? :-P Cruzamos uno a uno el paso, muy bonito. Está protegido por una argolla del lado del Culebres y 3 clavos a los largo de la cresta. Desde el final de la cresta una trepadita hasta la cumbre del Vallibierna:-)

La bajada la hacemos tranquilamente por el valle del Vallibierna, pasando por los lagos hasta pillar el GR-11. En este punto de encuentro con el GR-11 han hecho un nuevo refugio, el Refugio del Cap del Llauset.

Savassona Bloque

Estándar
Savassona Bloque

Este finde, buscando aprovechar la ventana de buen tiempo, nos fuimos relajadamente con Kiko hasta Savassona. Pillamos la guia en desnivel hace unos días; teníamos ganas de probar esta escuela de bloque :-)

Salimos ya casi a medio día de Barcelona, como dijimos…”con la calma” :-) qué vida más dura la de bloquer@, jejeje.

Antes de ir a gastar yemas, paramos en el bar de Tavèrnoles para la cervecita (sin alcohol :-P), el bocata y el café. Nos pareció ser el único bar del pueblo, era muy acojedor y con buenos precios. Además era restaurante y hacen una patatas al ali·oli que te c*g*s :-P

Bueno… en dirección a la escuela buscando el Parking 1 o 2… claro, no te lo conoces y te los saltas directamente. Caemos en el P3 y pillamos el camino que tira hasta Sant Feliu, indicado por una placa de madera, por el camino que va al lado del campo, y no por la pista forestal que va hacia abajo. Caminamos 5 minutos adentrándonos por un sitio paradisíaco que respira tranquilidad. Hay más grupos bloqueros y familas paseando, brilĺa el sol… jolín la verdad es que se estaba muuy bien.

Ya hemos estado en varias escuelas de bloque, pero la verdad es que cuando vislumbramos los monolitos gigantes de Savassona nos quedamos boqueabiertos. No extraña que los antiguos nativos del sitio, en tiempos ancestrales, adoraran estas piedras como dioses (inventándonos la historia… :-P).

La escuela tiene varios sectores que vienen reseñados en la guía. Hay bloque, deportiva y artifo. No es una escuela muy grande como Targassonne, pero no le falta nada; en la guía se pueden ver reseñados desde 5º a 8 e incluso algún 9.

Una vez ubicados, empezamos a prepararnos para apretar. Jajaja, como mola ‘apretar’ o ‘bloquear a muerte’, ya cada uno muere donde le toca, jajaja. :-P

Empezamos por un bloque que parece ser por el que todo el mundo empieza, “El Piu Piu”. Un 5º inicial de presas y otro de adherencia. El de adherencia, ríete… Según que lo pillaras un poco más a la derecha ya no había cómo sacarlo. El bloque tiene sus cosas curiosas, y Kiko sacó el Brut a la primera a pesar de haber luchado mucho por el Piu.

Cambiamos de bloque y fuimos hasta “El Cup”. Dura travesía que logramos hacer saltándonos los primeros dos pasos :-P pero permite hacer un cambio de cara muy guapo en el cubo, subiendo por la arista.

Cambiamos a L’Aprenent y sacamos el Inefc con Dos, curioso. Y las líneas más fáciles de la Soterrada.

Seguimos después hasta el Gollum para darle unos pegues a las vías número 5 y 6. Muy divertidas las travesías del Gollum, dedos pequeños y junto al suelo. Susana, con las yemas ya reventadas, casi saca el Buda.

Relajados ya, damos un paseo por la escuela para conocerla mejor.

¡Qué flipe!

Y cómo no, terminamos el día comiendo unas patatas en el bar de Tavèrnolas :-P

Hasta la próxima Savassona! ¡Volveremos!